Y que poco falta…

La jornada la iniciaron sobre las 10 de la mañana. Los primeros trabajo, preparar la cera, las luces y el caldo para fundir. Sería sobre las 12 de la mañana cuando se colocaba la primera vela en la candelería del paso de Nuestra Señora de la Salud. Un total de 80 candeleros que iluminarán la cara de Nuestra Madre.

A primera hora de la tarde, nuestros magníficos priostes tendrían ese detalle que cada año guardan para todos aquellos que colaboran, bien en la consecución de una candelería perfectamente montada, o bien con la simple compañía, que en estos momentos donde trabajo se hace duro, es necesaria. Pero el detalle de este año, llegaría cuando todos los niños, ayudaron, fundiendo la vela de la ilusión y ganas por tener un Lunes Santo lleno de bienaventuranzas, por haber realizado la Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral, ese fue el deseo de todos los niños.

Y así terminó la jornada, con todo el paso fundido y con la alegría e ilusión de todos los que aportaron su granito de arena en la preparación de la Estación de Penitencia, venidera. Para aquellos hermanos que no puedan verlo hasta el Lunes Santo, os dejamos algunas imágenes.

Desde esta página, un pequeño homenaje para todos los colaboradores del equipo de priostería, Gracias.